« Volver al diccionario

Zona ribereña

Definición de zona ribereña

La zona ribereña es uno de los muchos biomas diferentes, que representan diferentes comunidades de flora y fauna. Otros biomas incluyen sabanas, selvas tropicales y desiertos, entre muchos otros. La zona ribereña se identifica como el área inmediatamente adyacente al agua corriente corriente. Esto puede ser cualquier cosa, desde un pequeño riachuelo hasta un río embravecido. Las comunidades de plantas y animales que tienden a ocupar estas regiones son similares en todos los continentes, aunque pueden no estar relacionadas.

La zona ribereña es un bioma importante en el ciclo del agua, así como en muchos ciclos de nutrientes independientes. Las plantas y animales de la zona ribereña ayudan a filtrar el agua a medida que pasa, contribuyendo a mejorar la calidad del agua río abajo. Muchos proyectos de conservación se enfocan en proteger o reparar zonas ribereñas, lo que tiene la oportunidad de impactar en gran medida a todas las comunidades que reciben agua y nutrientes después de una zona ribereña. Dado que toda el agua dulce del mundo fluye a través de uno u otro río, la zona ribereña es un bioma importante y significativo en ecología.

La zona ribereña es el nombre del latín » ripa «, que significa orilla del río. Si bien la zona ribereña no es exclusiva de los ríos, es una buena manera de recordar las plantas y animales en general que ocupan la región.

Características de la zona ribereña

Geografía

La zona ribereña se caracteriza tanto por su proximidad al agua como por las plantas y animales presentes. En términos de ubicación, la zona ribereña siempre está directamente adyacente a un cuerpo de agua en movimiento, como un arroyo, río o estuario. Dependiendo de la latitud del río, la zona ribereña puede reducirse a medida que la temperatura se vuelve más fría. Dado que las plantas no pueden crecer en las latitudes más altas, los ríos aquí tienen poca o ninguna zona ribereña. En el otro extremo del espectro, los bosques lluviosos tropicales no tienen zonas ribereñas distinguibles porque el bosque invade directamente las orillas de la mayoría de los ríos.

La zona ribereña se observa con mayor frecuencia en regiones templadas con estaciones, donde el agua adicional del arroyo o río permite que crezcan grandes árboles y arbustos a lo largo de la orilla. La zona ribereña es común a lo largo de los ríos en las llanuras y los biomas de la sabana, que no obtienen suficiente agua de las precipitaciones para cultivar árboles grandes. Aquí, la zona ribereña se destaca y es fácilmente identificable del bioma circundante.

Flora y fauna

A lo largo de ríos y arroyos, animales y plantas que son hidrófilos o que aman toda el agua que pueden conseguir. Esto no es cierto para todas las plantas, ya que muchas plantas se ahogarían si se exponen a la intensa cantidad de agua en la orilla de un río. Sin embargo, muchas plantas y animales han evolucionado para esta situación.

Los árboles grandes como robles, álamos, fresnos y sauces son miembros principales de la comunidad de la zona ribereña. Estos árboles proporcionan refugio y suelo rico, bajo el cual pueden crecer arbustos y vegetación más pequeños. Si bien los árboles limitan la cantidad de luz que llega al arroyo, también aíslan el arroyo para que no experimente los efectos de calentamiento de la luz solar directa. Esto aumenta la biodiversidad dentro del arroyo y permite que muchos alimentadores oportunistas lleguen al bioma.

Los animales como las nutrias y las ratas almizcleras aman la abundancia que ofrece la zona ribereña, así como la protección que brinda de depredadores más grandes como lobos y pumas. Otros animales incluyen ranas, lagartos y serpientes, todos atraídos por el agua y la abundancia de presas. Muchas aves acuáticas especies hacen sus hogares en zonas de ribera, incluyendo aves como patos y cazos.

Zona ribereña y conservación

A medida que la zona ribereña filtra y limpia el agua que usamos y bebemos, son objetivos importantes de los esfuerzos de conservación. Cuando una zona ribereña es destruida por actividades humanas como la construcción, afecta negativamente a todos los biomas aguas abajo. El suelo se pierde por los efectos de la sedimentación, lo que hace que la tierra se erosione. Además, la escorrentía agrícola y otras toxinas que estaban siendo filtradas por la zona ribereña ahora llegan a los embalses y al océano. Aquí, pueden volverse dañinos para los humanos que consumen el agua y los biomas más allá.

Además, la pérdida de la zona ribereña también elimina la sombra presente sobre el arroyo. Expuestas a la luz solar directa y a los cambios de temperatura que ello conlleva, la mayoría de especies tendrán que reubicarse. Esto puede diezmar la biodiversidad en un tramo de río o arroyo. La acción también matará las plantas más pequeñas, debajo de los árboles, ya que estas también dependían del equilibrio de sol y sombra que proporcionaban los árboles. Sin estas plantas, la corriente puede fluir más rápido. Esto aumenta la posibilidad de inundaciones, que también serían más devastadoras sin las grandes raíces de las plantas para resistir el flujo de agua.

Sin embargo, se ha demostrado una restauración eficaz de la zona ribereña. En cuestión de años, las áreas diezmadas por las actividades humanas pueden volver a ser ecosistemas prósperos. A menudo, las zonas ribereñas se establecen a propósito, en áreas que necesitan un mejor drenaje y protección de los efectos erosivos del agua corriente. Para hacer esto, los científicos trasplantan especies en el área y les permiten echar raíces. Una vez establecidas estas plantas, el proceso de sucesión se hace cargo y la comunidad se desarrollará de forma natural. Es casi como un efecto dominó. Después de que las primeras plantas comienzan a alterar el medio ambiente, facilitan que las otras plantas y animales repoblen el área.

La zona ribereña es importante para la conservación no solo desde el punto de vista humano, sino también de otras especies. La zona sirve como un importante corredor de vida silvestre, permitiendo que las especies pasen sin interactuar con los humanos. El corredor continuo de árboles y vegetación continúa por muchas millas en la mayoría de los casos. Estos corredores son necesarios para mantener el acervo genético presente en diferentes especies de animales. Si se pierden los pasillos, estos animales no podrán cruzarse y la población se fracturará.

« Volver al diccionario