« Volver al diccionario

Líquido amniótico

Definición de líquido amniótico

El líquido amniótico es el líquido transparente que rodea al feto en desarrollo en el útero de la madre. Se forma a partir del plasma de la madre (o la parte líquida de las células sanguíneas) a medida que se difunde a través de las membranas fetales y sucumbe a las fuerzas de la ósmosis y la presión hidrostática.

Descripción general del líquido amniótico

Hablando visualmente, el líquido amniótico a menudo tendrá un tinte amarillo, pero siempre estará contenido dentro de un saco amniótico. El saco amniótico es la bolsa que encierra al feto por nacer hasta su nacimiento. El saco está formado por membranas de amnios (interior) y corion (exterior). Los bebés por nacer pueden tragar o inhalar el líquido amniótico antes de liberarlo, ya que aún tienen que respirar a través de sus pulmones aún en desarrollo, que requerirán oxígeno del ambiente exterior.

Los niveles de líquido amniótico también fluctúan notablemente durante el embarazo. Los niveles más altos de líquido amniótico están presentes en la marca de las treinta y cuatro semanas con un promedio de ochocientos mililitros. Por otro lado, a término, o cuarenta semanas de embarazo, el líquido amniótico ronda los seiscientos mililitros. Es importante mantener los niveles amnióticos, ya que un desbordamiento o subdesbordamiento de líquido amniótico puede provocar enfermedades en el lactante y / o la madre, como se explica a continuación.

¿Qué aspecto tiene el líquido amniótico?

El líquido amniótico suele ser un líquido transparente. Es posible que se produzcan algunas pérdidas durante un embarazo normal, ya que se ejerce presión sobre las membranas amnióticas. Esta presión aumenta con más de un bebé, y las mujeres con gemelos o trillizos corren un mayor riesgo de ruptura prematura de membranas. Sin embargo, si el líquido no es claro, puede significar problemas con su embarazo. Debe consultar a un médico si no está seguro de las emisiones vaginales durante el embarazo.

¿A qué huele el líquido amniótico?

A diferencia de la orina y otros fluidos vaginales, el líquido amniótico no tiene un olor distintivo. A veces, el bebé puede aumentar gravemente la presión sobre la vejiga, provocando algunas pérdidas de orina. Si la secreción huele a orina, es probable que se deba a este aumento de presión. Otros olores pueden ser el resultado de una infección, y debe consultar a un médico si le preocupa la secreción durante el embarazo.

Función del líquido amniótico

Como la mayoría de los procesos conservados, ha habido un impulso evolutivo para conservar el líquido amniótico en el desarrollo fetal. Hay pocos procesos evolutivos tan importantes como el crecimiento fetal exitoso. La importancia del líquido amniótico radica en sus funciones.

La naturaleza ligera y amorfa del líquido amniótico lo convierte en el medio ideal para que los fetos se muevan. El movimiento es una parte esencial del desarrollo del bebé, ya que estimula el crecimiento óseo de las extremidades fetales. Asimismo, el líquido amniótico envuelve al feto en un ambiente homeostático donde la temperatura es constante y el feto no pierde calor en el proceso. El líquido en sí actúa como una barrera entre el feto y su entorno que protege eficazmente al bebé de las sacudidas o golpes externos.

Otro sistema corporal que se beneficia de la naturaleza acuosa del saco amniótico es el sistema respiratorio naciente, específicamente los pulmones. La respiración fetal pasa por alto los pulmones por completo durante todo el embarazo, a favor de la difusión de nutrientes y gases entre el feto y la madre a través de la placenta. Pasarán nueve meses antes de que el bebé pueda expandir sus pulmones para respirar por primera vez. Pero mientras tanto, los pulmones pueden crecer y sus sensibles revestimientos se mantienen húmedos por el líquido amniótico circundante.

Las funciones del líquido amniótico incluyen:

  • Amortiguación o protección fetal
  • Mantenimiento de condiciones homeostáticas
  • Fomenta el crecimiento óseo de las extremidades fetales
  • Desarrollo pulmonar dentro del feto

Desarrollo de líquido amniótico

Origen del líquido amniótico

Para comprender mejor el líquido amniótico, es importante discutir su origen. El espacio que viene a albergar el saco amniótico se elige en el momento de la implantación del embrión durante la primera semana de embarazo. Esta cavidad se llena de líquido incluso antes de que se pueda identificar el embrión, y la tasa de llenado supera la tasa de crecimiento del embrión, inicialmente. Este líquido proviene en gran parte del plasma sanguíneo de la madre.

En el desarrollo fetal temprano, el volumen de líquido aumenta linealmente con las dimensiones del feto. El componente de agua del líquido amniótico se origina en la madre cuando se extrae de su plasma. Esto es posible gracias a la difusión bidireccional que tiene lugar a través de las delgadas superficies de la placenta o cordón umbilical y la piel del feto, que aún no se ha endurecido con queratina. Estas delgadas superficies son completamente permeables a los solutos y al agua.

Durante la gestación

A los dos meses de gestación, el feto comienza a producir orina una vez que se abre la uretra y el bebé también comienza a tragar. Estas fuerzas más o menos se oponen entre sí y, por lo tanto, no tienen un gran impacto en el volumen del saco. En la semana veinte, sin embargo, la piel del feto comienza a queratinizarse. Aquí es cuando la relación lineal entre el tamaño del feto y el volumen de líquido se detiene. A medida que la piel se endurece, la excreción de orina comienza a influir en el volumen total del saco amniótico, al igual que la salida de líquido de los pulmones del bebé y la reducción en la deglución de líquido.

La composición real del líquido amniótico cambia con la etapa gestacional. Al comienzo del embarazo, el líquido amniótico contendrá algunos electrolitos y agua. Pero alrededor de la decimocuarta semana, el líquido amniótico se volverá rico en proteínas, azúcares, lípidos y urea. Todos estos son nutrientes que ayudan al crecimiento del fetoDurante mucho tiempo, se pensó que el líquido amniótico estaba compuesto en su totalidad por orina fetal. Esta idea ha cambiado en los últimos tiempos.

El consenso ahora es que el líquido amniótico es una mezcla rica de nutrientes y factores de crecimiento que juegan un papel en el crecimiento del bebé y fomenta la protección antimicrobiana.

Comprobación del líquido amniótico

Los médicos obstétricos pueden tomar una muestra del líquido con fines de diagnóstico temprano en una prueba llamada amniocentesis o AFT. Las pruebas prenatales del líquido amniótico pueden revelar el sexo del bebé, anomalías cromosómicas (es decir, síndrome de Down), infecciones fetales y pruebas de embolia de líquido amnióticoEste último es el resultado de que el líquido amniótico o los desechos fetales ingresen al sistema circulatorio de la madre, lo que representa una amenaza letal para la madre, ya que desencadena una respuesta autoinmune masiva.

Amniocentesis
Amniocentesis

La imagen de arriba muestra cómo se realiza la amniocentesis.

Enfermedad del líquido amniótico

Cuando los niveles de líquido amniótico superan la norma o son inferiores a lo normal, se produce una enfermedad. El polihidramnios ocurre cuando hay demasiado líquido, una ocurrencia común en mujeres que están embarazadas de mellizos o trillizos o si el bebé tiene defectos congénitos. Demasiado poco se llama oligohidramnios, y esto se debe a embarazos tardíos, defectos placentarios o rotura de la membrana. Por supuesto, los niveles anormales de líquido causan cierta alarma a los médicos obstétricos. Afortunadamente, una amniocentesis puede revelar anomalías del desarrollo al principio del embarazo.

Embolia de líquido amniótico
Embolia de líquido amniótico

La imagen es un portaobjetos histológico de una embolia de líquido amniótico, causada por la presencia de células fetales en una de las arteriolas pulmonares de la madre.

Descubre además que es el amnios aquí.

« Volver al diccionario