Placenta

La placenta es un órgano que se encarga de nutrir y proteger al feto durante el embarazo. Es único en cuanto a que es un órgano temporal; crece junto con el feto durante el embarazo y luego se expulsa junto con el feto al nacer. 

La placenta realiza innumerables funciones para apoyar el desarrollo fetal, que incluyen facilitar el flujo sanguíneo, el intercambio de gases, la eliminación de desechos y servir como barrera protectora para el feto contra cualquier infección que la madre experimente durante el embarazo.

La placenta es única porque es un órgano que surge del tejido de dos organismos genéticamente distintos; parte de la placenta se desarrolla a partir del tejido de la pared uterina de la madre, mientras que otra parte se desarrolla a partir del propio tejido del feto. Después de que el blastocisto, que se convertirá en el feto, hace contacto con la pared uterina, el blastocisto y el tejido materno crecen juntos para formar un solo órgano cooperante que une a los dos.

A los mamíferos que dan a luz a crías vivas y completamente desarrolladas, en lugar de poner huevos o llevar crías subdesarrolladas en bolsas, a menudo se les llama “mamíferos placentarios”. La evolución de la placenta es una de las principales características que comparten todos los mamíferos, excepto los marsupiales y los mamíferos que ponen huevos como el ornitorrinco.

Algunos marsupiales, primos cercanos de mamíferos placentarios como gatos, perros y humanos, tienen una placenta primitiva en la que crecen vasos sanguíneos a lo largo de las membranas protectoras que rodean al embrión. Es posible que las placentas, tal como las conocemos, hayan evolucionado a partir de estructuras primitivas similares en el ancestro común de los marsupiales y los mamíferos placentarios.

Los embarazos en los que la placenta no se desarrolla de forma adecuada suelen producirse un aborto espontáneo. Esto puede ocurrir debido a problemas con el desarrollo del tejido uterino materno o debido a problemas con el desarrollo del tejido placentario fetal. Es posible que los fetos que padecen problemas cromosómicos no puedan formar una placenta adecuada y pueden sufrir un aborto espontáneo, con mayor frecuencia en el primer trimestre.

Muchos animales y algunas culturas humanas tienen la costumbre de comerse la placenta después del parto. Los científicos están divididos sobre si esta es una buena idea para los humanos. Algunos dicen que puede contener nutrientes valiosos e incluso componentes hormonales que pueden ayudar a la madre después del embarazo; otros dicen que esta práctica puede conllevar el riesgo de propagar enfermedades infecciosas y que no se han probado beneficios de comer la placenta en humanos.

Función de la placenta

La placenta actúa como un salvavidas entre la madre y el feto, asegurando que el feto obtenga lo que necesita del cuerpo de la madre para sobrevivir. Al mismo tiempo, actúa como barrera protectora, protegiendo al feto de algunas infecciones maternas. Las funciones de la placenta incluyen:

  • Permite el intercambio de gases para que el feto reciba suficiente oxígeno.
  • Ayuda al feto a obtener una nutrición suficiente.
  • Ayuda a regular la temperatura corporal del feto.
  • Elimina los desechos del feto para que los procese el cuerpo de la madre.
  • Filtra algunos microbios que podrían causar infecciones.
  • Transfiere anticuerpos de la madre al feto, lo que confiere cierta protección inmunológica.
  • Produce hormonas que mantienen el cuerpo de la madre preparado para apoyar el embarazo.

La placenta, entonces, esencialmente cumple la función de varios sistemas de órganos para el feto, ya que el feto no puede comer, respirar o eliminar los desechos mientras está dentro del útero.

Desafortunadamente, la placenta no es infalible como barrera contra las infecciones y algunos fetos se infectan con enfermedades contraídas por la madre. También pueden pasar toxinas de tamaño molecular suficientemente pequeño.

Esa es una de las razones por las que se aconseja a las mujeres embarazadas que eviten todas las posibles fuentes de enfermedades y toxinas; las enfermedades y toxinas que pueden no ser peligrosas para las mujeres adultas pueden ser devastadoras para el feto en desarrollo.

¿Cómo funciona la placenta?

Cuando sale, la placenta parece un órgano redondo y plano que está impregnado de vasos sanguíneos gruesos. El cordón umbilical del feto se adhiere a una superficie plana, mientras que la superficie inversa crece fuera del útero de la madre durante el embarazo.

La placenta funciona principalmente permitiendo el intercambio de sustancias entre la sangre materna y fetal. Esto permite que el feto obtenga nutrientes, oxígeno, anticuerpos y otras sustancias vitales sin tener que compartir directamente el suministro de sangre de la madre.

Esto es vital porque los fetos no siempre tienen el mismo tipo de sangre que su madre, y la mezcla directa del torrente sanguíneo podría hacer que el sistema inmunológico de la madre ataque el suministro de sangre fetal. Incluso con la placenta que los separa, los problemas en ocasiones son causados ​​por anticuerpos maternos que atacan el suministro de sangre fetal. Algunas mujeres reciben vacunas u otros tratamientos para detener esa forma.

El siguiente diagrama muestra cómo los vasos sanguíneos fetales se infiltran en la placenta. También muestra cómo las arterias de la madre impregnan la placenta. El tejido placentario entre los dos actúa como una especie de sistema de filtración, evitando que la mayoría de las células atraviesen la barrera y permitiendo que sustancias como nutrientes, anticuerpos y gases lo hagan:

Placenta

Comer la placenta

En los últimos años, el tema de la ingestión de placenta ha aparecido mucho en las noticias. Muchas celebridades han celebrado contratos con empresas que prometen convertir sus placentas en pastillas o alimentos, y lo promocionan como un movimiento que tiene grandes beneficios para la salud. Sin embargo, muchos médicos han advertido que no hay evidencia de que confiere beneficios para la salud de comer la placenta reales, y que comer la placenta en realidad puede hacer que la salud de su bebé peor .

En la naturaleza, los animales suelen comerse sus placentas. Hay una buena razón para esto: en la naturaleza, los alimentos a menudo escasean y la placenta es rica en proteínas, hierro y otros nutrientes que pueden ser difíciles de obtener en la naturaleza. Eso significa que a menudo vale la pena el riesgo de comer placenta para las mamás animales que acaban de dar a luz, y ahora necesitan proporcionar leche nutritiva a sus crías.

Sin embargo, para los humanos, el riesgo de enfermedad puede superar los beneficios de comer placenta. Debido a que la placenta sirve como filtro para evitar que bacterias y virus dañinos lleguen al bebé, puede contener bacterias de infecciones que la madre tuvo durante el embarazo.

Incluso si estos patógenos no son dañinos para la madre (algunos virus y bacterias apenas molestan a los adultos), aún pueden transmitirse al bebé recién nacido a través de la leche materna, si la madre consume una placenta infectada. Se han registrado casos de bebés que se enferman con infecciones bacterianas que luego se remontan a los suplementos de placenta de su madre.

Por esa razón, muchos médicos aconsejan que la placenta es como cualquier otro tejido humano; los humanos no deben comerla, porque hacerlo podría propagar enfermedades.

Debido a que la placenta no califica como medicamento, las compañías de alimentos naturales y de partos que prometen una “experiencia saludable” si les paga para preparar su placenta a menudo no están sujetas a las mismas regulaciones de seguridad y efectividad que los medicamentos.

En conclusión, el hecho de que algunas mamás famosas lo hayan hecho no significa que sea una idea respaldada científicamente.