Glándula pituitaria

La glándula pituitaria, también conocida como hipófisis, es una glándula pequeña del tamaño de un guisante ubicada en la base de nuestro cerebro. Se le conoce como la “glándula maestra” del cuerpo humano, ya que libera una variedad de hormonas que circulan por nuestro sistema y ayudan a mantener nuestra homeostasis interna.

Visión general

La glándula pituitaria es la glándula “maestra” o dominante que controla la actividad de otras glándulas. La glándula pituitaria es responsable de producir y almacenar una variedad de hormonas importantes que discutiremos con más detalle. Pero, en general, la glándula pituitaria es una de las principales glándulas del sistema endocrino y trabaja a través de una variedad de vías para influir en el cuerpo.

En total, la glándula pituitaria libera más de 8 hormonas, que controlan una amplia variedad de aspectos del cuerpo. La glándula pituitaria se encuentra en la base del cerebro. Desde aquí, recibe señales de la glándula hipotálamo y secreta hormonas en el torrente sanguíneo para actuar en el cuerpo. Los trastornos de la glándula pituitaria pueden afectar a una gran cantidad de sistemas del cuerpo porque la glándula es responsable de controlar muchos aspectos del cuerpo.

Función de la glándula pituitaria

La función principal de la glándula pituitaria radica en su capacidad para producir hormonas que retienen muchas de nuestras funciones corporales. Los lóbulos frontal (anterior) y posterior (posterior) son las glándulas secretoras primarias. Estas glándulas están inervadas por el sistema nervioso. La glándula pituitaria también responde a señales dentro del líquido extracelular, como la cantidad de disolvente disuelto o la presencia de otras hormonas.

Al responder a estas señales y liberar las hormonas apropiadas, la glándula pituitaria juega un papel importante en la coordinación de muchos aspectos del cuerpo, incluidos el metabolismo, la digestión, la excreción y muchos otros factores. La glándula pituitaria libera al menos 8 hormonas diferentes, que son respuestas a diferentes estimulaciones de la glándula. La glándula pituitaria es una de las glándulas más activas del sistema endocrino.

Ubicación de la glándula pituitaria

La imagen de abajo es una ilustración de la glándula pituitaria ya que está situada cerca de la base del cerebro humano. La representación muestra su tamaño relativo.

Ubicación de la glándula pituitaria
Ubicación de la glándula pituitaria

La glándula pituitaria se encuentra aproximadamente en el centro del cráneo humano. Descansa debajo del hipotálamo del cerebro y detrás del puente de nuestras narices. Esta ubicación realmente tiene sentido, a la luz del papel del hipotálamo en el ajuste de la actividad de la glándula pituitaria. Esto es posible gracias a las fibras nerviosas que atraviesan estas dos estructuras y permiten una fácil comunicación.

Asimismo, una delgada conexión vascular que se forja dentro del tallo hipofisario, o infundíbulo, facilita el control del hipotálamo. Además, la propia glándula pituitaria es irrigada por ramas de la arteria carótida interna. Su regulación está afinada por una relación de retroalimentación negativa entre la pituitaria y el hipotálamo.

Comentarios negativos de ACTH
Comentarios negativos de ACTH

El mapa conceptual ilustra la compleja relación reguladora entre el hipotálamo reemplazante y la glándula pituitaria. La relación sigue un ciclo de retroalimentación negativa.

Hormonas de la glándula pituitaria

Lóbulo posterior

El lóbulo posterior secreta oxitocina y ADH . La oxitocina no solo estimula las contracciones uterinas para facilitar el parto, sino que también hace que el tejido mamario produzca leche y está relacionada con el procesamiento emocional dentro del cerebro que puede estimular el sentimiento de “amor”. La ADH, u hormona antidiurética , participa en el control de la retención de agua dentro de los riñones. Esta hormona se libera cuando la pituitaria detecta que la sangre no tiene suficiente agua. En los riñones, la hormona provoca cambios celulares que hacen que los tejidos retengan la mayor cantidad de agua posible.

Lóbulo anterior

La glándula pituitaria anterior tiene una lista más grande de hormonas. Produce prolactina, que al igual que la oxitocina de la parte posterior desencadenará la producción de leche después del parto. La hormona estimulante del folículo (o FSH) se libera para estimular la producción de esperma y la maduración del óvulo en las mujeres. Asimismo, la hormona luteinizante (LH) estimulará la liberación de testosterona en los hombres y la liberación de óvulos en las mujeres que ovulan.

Uno de los productos más importantes del lóbulo anterior es la hormona estimulante de la tiroides (TSH). La tiroides ayuda a coordinar la actividad metabólica y, de la misma forma, la TSH estimulará la actividad de la tiroides. Por lo tanto, la TSH indirectamente permite que la tiroides asuma todas sus funciones. La hormona adrenocorticotrópica (ACTH) también se libera y estimulará la creación de la hormona del estrés, el cortisol. El cortisol es esencial para nuestra supervivencia y ayuda a estimular la respuesta al estrés mediante su control sobre la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.

Por último, el lóbulo pituitario anterior también libera la hormona del crecimiento (GH), que es responsable del crecimiento de la masa muscular y ósea que se produce durante el desarrollo. Cuando el crecimiento se atrofia, como ocurre con la desregulación de la producción de GH, otras complicaciones pueden incluir enfermedades graves o incluso cáncer.

Lista de hormonas de la glándula pituitaria

Lóbulo hipofisario posterior:

  • ADH
  • Oxitocina

Lóbulo pituitario anterior:

  • Prolactina
  • Hormona estimulante del folículo (FSH)
  • Hormona luteinizante (LH)
  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH)
  • Hormona adrenocorticotrópica (ACTH)
  • Hormona de crecimiento (GH)

Estructura de la glándula pituitaria

Estructuralmente hablando, la glándula pituitaria se divide notablemente en tres secciones: los lóbulos anterior (frontal), intermedio y posterior (posterior). Cada uno puede describirse de acuerdo con sus funciones únicas. El lóbulo anterior de la glándula pituitaria tiene funciones principales en el desarrollo del cuerpo humano. Esto involucra la secreción de hormonas que orquestan nuestra reproducción y maduración sexual. Estas hormonas controlarán el crecimiento y activarán las glándulas suprarrenales y tiroideas y los órganos sexuales.

El lóbulo intermedio secretará hormonas que estimulan las células de nuestro cuerpo que producen pigmentos, llamados melanocitos. Estos melanocitos son la razón por la que existe tal variación en el color de nuestra piel. Por último, el lóbulo posterior produce ADH, que es la hormona que permite que nuestros riñones reabsorban agua en el torrente sanguíneo para prevenir la deshidratación. La oxitocina también se produce en el lóbulo posterior e inducirá contracciones durante el parto. Si bien estas hormonas son sumamente importantes para la supervivencia de nuestra especie, representan solo una pequeña fracción de las hormonas producidas y liberadas por la glándula pituitaria.

Trastornos de la glándula pituitaria

Las deficiencias de cualquiera de las hormonas mencionadas anteriormente pueden causar enfermedades, que pueden variar en gravedad. Comenzando con el lóbulo posterior, una deficiencia de ADH aumentará nuestra sed y nuestra micción. La falta de prolactina conducirá de manera bastante predecible a una incapacidad para lactar, que hasta el día de hoy no se puede tratar. La deficiencia de TSH tiene síntomas similares a los de una glándula tiroides comprometida , que incluyen fatiga, pérdida de memoria y debilidad corporal. 

La falta de LH o FSH resultará en una disminución de la libido, menstruaciones irregulares, disfunción eréctil y cambios de humor. La deficiencia de ACTH causará náuseas, dolores corporales, falta de apetito e incluso niveles bajos de azúcar y presión en sangre. Por último, la deficiencia de la hormona del crecimiento reducirá la masa muscular y la densidad ósea, lo que tiene ramificaciones a largo plazo en la calidad de nuestras vidas.

Una sobreproducción de hormonas tiene sus propias consecuencias. Demasiada hormona del crecimiento puede provocar gigantismo y acromegalia, o demasiado crecimiento de huesos y tejidos blandos que provocan problemas cardíacos y apnea del sueño. El exceso de TSH resultará en temblores, irritabilidad y presión arterial alta. La sobreproducción de prolactina provocará una extracción inadecuada de la leche materna que puede ocurrir en mujeres u hombres, y también puede causar un debilitamiento de los huesos. El exceso de ACTH provocará aumento de peso entre los huesos frágiles e inestabilidad del estado de ánimo. Por último, el exceso de FSH y LH está relacionado con la infertilidad y la menstruación irregular.

Tumores en la glándula pituitaria

Sin embargo, el tipo más común de trastorno de la glándula pituitaria son los tumores. La gran mayoría de los tumores hipofisarios son benignos o simplemente una inflamación no cancerosa en la glándula que puede no causar ningún síntoma. A diferencia de muchos tipos de tumores, la mayoría de las personas que padecen tumores pituitarios no tienen antecedentes familiares de problemas con la glándula pituitaria y, por lo general, no se heredan genéticamente. Una excepción son las neoplasias endocrinas múltiples (MEN), que es un conjunto de trastornos hereditarios que llevan a las glándulas endocrinas del cuerpo, incluida la glándula pituitaria, a sobreexpresar hormonas. Pero los tumores pituitarios, específicamente, siguen siendo en general benignos.

Tipos de tumores hipofisarios

Existen varios tipos de tumores hipofisarios. En general, las personas con un tumor de la glándula pituitaria experimentarán una serie de síntomas de tumores reveladores. La mayoría tendrá problemas de visión, dolores de cabeza, cambios menstruales, infertilidad, cambios de humor, fatiga e incluso síndrome de Cushing. La enfermedad de Cushing tiene su propio conjunto de síntomas que incluyen presión arterial alta y aumento de peso, secundarios a la liberación excesiva de ACTH.

El tipo más común de tumor pituitario se llama tumor “no funcional”. El nombre se deriva de su incapacidad para producir hormonas. Estos pacientes tendrán problemas de visión y dolores de cabeza. Además, los tumores pituitarios se pueden dividir en tres grupos según sus acciones problemáticas.

La hipersecreción es la producción de demasiada hormona. Un tumor pituitario a menudo conduce a esta afección cuando es pequeño. La hiposecreción , por el contrario, es una producción insuficiente de hormonas y normalmente es causada por un tumor pituitario grande que bloqueará físicamente la producción de hormonas por parte de la glándula pituitaria. También puede resultar de la resección quirúrgica de un tumor. Por último, los efectos de la masa tumoral son los problemas que surgen de un tumor pituitario en crecimiento que presiona contra la glándula pituitaria y que también puede resultar en problemas de visión y dolores de cabeza.

Otras condiciones hipofisarias

Otras afecciones hipofisarias dignas de mención incluyen el craneofaringioma. Este es un tipo de quiste o tumor que es congénito, lo que significa que está presente al nacer. Puede hincharse y llenarse de líquido y puede causar dolores de cabeza y problemas de visión, así como problemas para dormir. El ESS, o síndrome de la silla turca vacía, es un trastorno que surge de una aflicción en la estructura ósea que recubre el cerebro y rodea la pituitaria. Un ESS primario será un pequeño defecto que da lugar a una alta presión en la base ósea que hace que la glándula se aplana. Por otro lado, la ESS secundaria será el resultado de una cirugía o una lesión que haya provocado una regresión de la glándula pituitaria. Los síntomas estarán relacionados con la pérdida de la función pituitaria, como la infertilidad y la fatiga.