« Volver al diccionario

Hueso esponjoso

Definición de hueso esponjoso

El hueso esponjoso, también conocido como hueso esponjoso o hueso trabecular, es un tipo de hueso muy poroso que se encuentra en los animales. Está muy vascularizado y contiene médula ósea roja. El hueso esponjoso generalmente se encuentra en los extremos de los huesos largos (las epífisis), con el hueso compacto más duro que lo rodea. También se encuentra dentro de las vértebras, en las costillas, en el cráneo y en los huesos de las articulaciones. El hueso esponjoso es más blando y débil que el hueso compacto, pero también es más flexible. Se caracteriza por una red matricial en forma de celosía llamada trabéculas (en latín, haz pequeño ) que le da su apariencia esponjosa. La siguiente figura ilustra el hueso esponjoso.

Hueso esponjoso
Hueso esponjoso

Estructura del hueso esponjoso

El hueso esponjoso está compuesto por células llamadas osteocitos que se asientan en pequeñas cavidades conocidas como lagunas. Las lagunas y los osteocitos que las acompañan se alojan en la matriz de las trabéculas del hueso junto con la médula ósea. Los vasos sanguíneos viajan a través del hueso compacto más duro hasta el hueso esponjoso, suministrándole los materiales necesarios para crear células sanguíneas. Los osteocitos colocados cerca de los vasos sanguíneos pueden absorber nutrientes y expulsar productos de desecho a través de pequeños canales interconectados en la superficie de las trabéculas llamados canalículos. El hueso esponjoso se puede convertir en hueso compacto mediante la acción de los osteoblastos, células óseas que secretan el material que crea la matriz ósea compacta. Es a través de este proceso que se desarrollan los huesos largos de un embrión humano.

Funciones del hueso esponjoso

El almacenamiento de médula ósea.

La médula ósea, también llamada tejido mieloide, se forma cuando la matriz trabecular apiña los vasos sanguíneos y se condensan. Mientras que el hueso compacto es más denso y tiene menos espacios abiertos, el hueso esponjoso es ideal para fabricar y almacenar médula ósea dentro de la red de trabéculas en forma de celosía. El hueso compacto almacena la médula ósea amarilla, que está compuesta principalmente de grasa, en su cavidad medular. El hueso esponjoso contiene médula ósea roja que se utiliza en la eritropoyesis.

Sitio de la eritropoyesis

Dentro del hueso esponjoso, los glóbulos rojos se producen en la médula ósea roja a una velocidad de aproximadamente 2 millones por segundo. Esta rápida producción es posible gracias a la naturaleza altamente vascularizada del hueso esponjoso, que puede suministrar cantidades adecuadas de glucosa, lípidos, aminoácidos y oligoelementos necesarios para producir glóbulos rojos. Cuando los glóbulos rojos viejos y dañados están listos para morir, regresan a la médula ósea, donde los macrófagos los fagocitan. Este proceso también ocurre en el hígado y el bazo.

Reduce el peso del esqueleto

El peso ligero y la baja densidad del hueso esponjoso equilibran el hueso compacto más pesado y denso para reducir el peso total del esqueleto. Esto facilita que los músculos muevan las extremidades.

Agrega fuerza y ​​flexibilidad a los huesos

Las trabéculas de hueso esponjoso tienden a formarse a lo largo de líneas de tensión, lo que le da al hueso fuerza y ​​flexibilidad en esa área. El hueso esponjoso también está presente en las articulaciones del cuerpo y actúa como amortiguador cuando caminamos, corremos y saltamos.

Almacenamiento de minerales

El esqueleto humano almacena el 99% del calcio del cuerpo y el 85% del fósforo. El contenido mineral de la sangre debe regularse estrictamente para garantizar el correcto funcionamiento de los músculos y el sistema nervioso. La liberación de minerales en el torrente sanguíneo se logra rápidamente cuando es necesario, y esta acción a menudo está mediada por hormonas.

Cambios evolutivos en el hueso esponjoso humano

El esqueleto humano moderno es único porque tiene una densidad trabecular baja en comparación con su tamaño. Aproximadamente el 20% del esqueleto humano es hueso esponjoso. En comparación, tiene sentido que el esqueleto de un chimpancé esté compuesto casi en su totalidad por hueso esponjoso. Las pruebas en los huesos humanos primitivos muestran que contenían un porcentaje más alto de hueso esponjoso que los humanos modernos. Para examinar este hallazgo más a fondo, una investigación reciente ha comparado la densidad trabecular de los esqueletos humanos modernos con la de los chimpancés y los primeros humanos que vivieron hace millones de años. El estudio fue diseñado para determinar en qué punto de la evolución humana disminuyó la densidad ósea trabecular en humanos. Los resultados de la investigación muestran que la menor densidad ósea trabecular en los seres humanos modernos es un evento reciente, y probablemente sea causado por estilos de vida cada vez más sedentarios y una dependencia de la tecnología.

Descubre además el hueso compacto.

« Volver al diccionario