« Volver al diccionario

Quimiocinas

Definición de quimiocinas

Las quimiocinas son proteínas de señalización secretadas por células del sistema inmunológico que estimulan el movimiento de otras células. Su nombre recuerda su función, ya que se deriva de la quimiotaxis, o movimiento en respuesta a un estímulo químico, y las citocinas, que son pequeñas proteínas implicadas en la señalización celular. Es decir, las quimiocinas son citocinas que estimulan el movimiento. Las quimiocinas juegan un papel clave en las reacciones inmunológicas, en las que son mediadores proinflamatorios secundarios instigados por mediadores proinflamatorios primarios, y en la homeostasis, en la que regulan las células.movimiento para mantener la salud y las funciones normales del sistema inmunológico. 

No es sorprendente que los receptores de quimiocinas estén presentes principalmente en la superficie de los glóbulos blancos (células involucradas predominantemente en reacciones inmunológicas). Se han encontrado quimiocinas en todos los vertebrados e incluso en algunos organismos unicelulares como virus y bacterias, pero hasta ahora no se han observado en ningún no vertebrado.

Las quimiocinas son muy pequeñas, entre 8 y 10 kDa. Hay diferentes tipos, todos muy similares. La mayoría de ellos comparten la presencia de cuatro aminoácidos de cisteína, dos de los cuales se utilizan para clasificar todas las quimiocinas en cuatro tipos. Específicamente, los dos aminoácidos cercanos al extremo N-terminal de la quimiocina se utilizan para la clasificación en tipos CC, CXC, C y CX 3 C. Las quimiocinas CC tienen dos cisteínas, una al lado de la otra; CXC tiene un aminoácido entre los dos residuos de cisteína; Las quimiocinas C tienen en total solo dos cisteínas en lugar de cuatro, una de las cuales está en el extremo N; y las quimiocinas CX 3 C tienen tres aminoácidos entre las dos cisteínas. La estructura de estos cuatro tipos de quimiocinas se puede observar aquí:

Función de las quimiocinas

La función de las quimiocinas es generar el movimiento de las células. No solo esto, sino que su función les otorga dos roles clave: las quimiocinas están implicadas en las reacciones inmunológicas y en la homeostasis del sistema inmunológico.

Quimiocinas y reacciones inmunológicas

El papel inmunológico proinflamatorio de las quimiocinas se inicia cuando algunas células del sistema inmunológico liberan quimiocinas y otras células las detectan. Las células que liberan quimiocinas son quimioatrayentes, ya que atraen a otras células al sitio en el que se encuentran. Estas células liberan quimiocinas cuando existe un agente patológico contra el que hay que luchar para que el organismo se mantenga sano. De esta manera, la presencia de agentes extraños, microbios o virus provoca la liberación de quimiocinas para que otras células inmunológicas (glóbulos blancos) alcancen el punto de invasión.

Las células que detectan quimiocinas tienen receptores en la superficie celular que se activan cuando las quimiocinas se unen a ellas, produciendo una cascada de señalización intracelular que termina generando movimiento. Los receptores a los que se unen las quimiocinas son del tipo receptor acoplado a proteína G (GPCR). Hasta ahora se han identificado diecinueve tipos y, al igual que las quimiocinas, se clasifican en cuatro tipos según la quimiocina que se una a ellas: CCR, CXCR, CR y CX 3 CR (R para receptor). Cuando los GPCR son activados por quimiocinas, inician la transducción de la señal de fosfolipasa C (PLC)ruta. 

El resultado es el movimiento de estas células hacia el sitio de la infección (quimiotaxis o movimiento en respuesta a señales químicas) y la liberación de sustancias tóxicas para eliminar los patógenos. Las células inmunológicas atraídas al lugar de la infección son leucocitos (glóbulos blancos) como monocitos, macrófagos y linfocitos T.

Quimiocinas y homeostasis

El papel de las quimiocinas en la homeostasis también implica el movimiento de las células por quimiotaxis; en esta situación, sin embargo, las quimiocinas no se liberan en respuesta a ningún patógeno. La homeostasis se refiere a la regulación de todas las variables del cuerpo para mantener el equilibrio necesario para que el cuerpo esté sano. Por ejemplo, cuando los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos, el cuerpo reacciona para devolverlos a niveles saludables o; en otras palabras, para mantener la homeostasis. En el caso de las quimiocinas homeostáticas, su función pasa por la vigilancia del sistema inmunológico, englobando procesos como la migración de leucocitos —leucocitos basales— alrededor del sistema inmunológico para que puedan buscar patógenos y reaccionar en respuesta a ellos induciendo una reacción inmunológica. reacción.

« Volver al diccionario