Cavidad ventral

Definición de la cavidad ventral

La cavidad ventral, o cavidad corporal ventral, es un espacio lleno de líquido que rodea los órganos en el lado ventral de los humanos y otros tetrápodos. Es una de las dos cavidades principales, la otra es la cavidad dorsal. La cavidad ventral, en los seres humanos, en realidad está formada por dos cavidades separadas, separadas por el diafragma, un músculo delgado que ayuda a controlar la expansión y contracción de los pulmones.

La cavidad ventral a veces se denomina celoma o cavidad corporal verdadera. Si bien no todos los celomatos tienen una cavidad ventral bien definida como en los humanos, todas las cavidades ventrales son celomas. El celoma es una cavidad corporal genérica desarrollada dentro de una serie de filos animales, que es una “verdadera cavidad” en el sentido de que todas las superficies están revestidas con una membrana especial, sellando la cavidad de otras partes del cuerpo.

Función de la cavidad ventral

Como todas las cavidades corporales, la cavidad ventral tiene varias funciones importantes relacionadas con los órganos alojados en su interior. En primer lugar, la cavidad protege los órganos internos del daño por choque a medida que el organismo se mueve por el mundo. El espacio y el fluido alrededor de los órganos aseguran que los impactos sufridos por el organismo no se transfieran a los órganos. Esta función protectora de la cavidad está presente en muchos animales diferentes, incluso los peces tienen una cavidad ventral protectora que rodea sus órganos.

Una función que utilizan más los animales con pulmones es la expansión, o la capacidad de la cavidad ventral para cambiar de forma, permitiendo la expansión de ciertos órganos. En los seres humanos, la cavidad ventral debe expandirse en varios lugares para permitir que varios órganos se expandan y cambien de forma. La parte superior, los pulmones necesitan espacio para expandirse y tomar aire. En la parte inferior (inferior), el estómago y los intestinos necesitan espacio para expandirse cuando ingieren alimentos, así como la vejiga cuando almacenan orina. Tanto los órganos como las paredes de la cavidad ventral están revestidos con peritoneo., una fina membrana que separa la cavidad del interior del cuerpo. Los órganos también están revestidos con un peritoneo, que los protege del roce en el interior de la cavidad. Juntos, esto crea un sistema que permite que los órganos se deslicen sin problemas entre sí a medida que el cuerpo se mueve.

Cavidad ventral humana

A continuación se muestra una imagen de las cavidades dentro del cuerpo humano. En realidad está formada por varias cavidades diferentes, que están separadas por músculos y membranas. Estas cavidades más pequeñas se dividen en dos segmentos, la cavidad torácica y la cavidad abdominopélvica.

Cavidades ventrales

Cavidad torácica

La cavidad ventral humana se divide en dos partes principales, la cavidad torácica y la cavidad abdominopélvica. La cavidad torácica se divide a su vez en partes separadas. Dos cavidades pleurales, la izquierda y la derecha, contienen los pulmones. Una membrana central, el mediastino, divide estas dos cámaras. El corazón se encuentra dentro de la cavidad pericárdica. Esta cavidad protege al corazón de daños y le permite latir sin frotar los pulmones ni los tejidos corporales.

Debajo de esta porción de la cavidad se encuentra el diafragma, un músculo delgado. El diafragma, cuando se contrae, empuja hacia arriba los pulmones, forzando la salida del aire. Las costillas, que forman el exterior de la cavidad ventral, también se aprietan para forzar la salida del aire. De esta manera, todo el aire rico en dióxido de carbono que se encuentra en los pulmones puede ser expulsado con fuerza hacia afuera, mientras que el aire cargado de oxígeno puede ser aspirado posteriormente y llevado al torrente sanguíneo. La cavidad ventral que se expande y contrae es lo que hace funcionar los pulmones, ya que los pulmones son esencialmente una membrana mucosa envuelta alrededor de los vasos sanguíneos.

Cavidad abdominopélvica

La porción inferior es la cavidad abdominopélvica. Este se encuentra debajo del diafragma y se puede subdividir en dos áreas. La cavidad abdominal se encuentra en la parte superior, mientras que la cavidad pélvica se encuentra debajo. Alberga el estómago, el intestino delgado, la mayor parte del intestino grueso, los riñones, el bazo y el hígado. La cavidad pélvica alberga los órganos reproductores internos y la vejiga, mientras que el intestino grueso pasa brevemente a través de ella.

La porción abdominopélvica también debe expandirse y contraerse. Las paredes del abdomen tienen músculos gruesos, principalmente para mover el cuerpo. Sin embargo, estos músculos empujan y trabajan en los órganos internos de la cavidad, estimulándolos y moviendo alimentos y líquidos a través del sistema. Además, la cavidad abdominal de muchos animales puede expandirse mucho, lo que permite consumir comidas masivas. Una pitón, por ejemplo, puede tragar presas varias veces el tamaño de su cabeza. La cavidad ventral también debe expandirse para hacer frente a esta comida masiva.

Descubre además la cavidad torácica.