Glándulas sebáceas

Definición de las glándulas sebáceas

Las glándulas sebáceas son el tejido secretor de aceite en la piel de los mamíferos. Cuando se examina un corte de la epidermis bajo un microscopio, vemos un folículo piloso que ha atravesado la superficie de la piel hacia la capa subcutánea. En el interior se encuentra el tejido sebáceo secretor. El aceite ceroso que se secreta en los folículos pilosos se llama sebo. Este aceite lubrica la piel y el cuero cabelludo de los mamíferos. Dado que las glándulas sebáceas secretan su aceite en los conductos antes de llegar a la superficie de la piel, se consideran glándulas exocrinas.


La imagen muestra una ilustración y un portaobjetos histológico de una glándula sebácea.

El sebo es una mezcla de grasas (triglicéridos, colesterol, escualeno, ésteres de cera), desechos y queratina. Esto forma la película ligera de aceite en la superficie de nuestra piel. Si alguna vez te tomaste una foto y apareciste brillante en el marco, es el sebo lo que lo hizo así.

Es posible que reconozcamos mejor el sebo como la sustancia cerosa en la cara y el cuero cabelludo antes de meternos en la ducha. Pero en realidad, las glándulas sebáceas se encuentran en todas las partes de la piel, excepto en el labio inferior, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Hay dos tipos de glándulas sebáceas: las que se conectan a un folículo piloso y las que no. Los vinculados a los folículos pilosos depositan sebo en el cabello, que lo transporta a lo largo del folículo. Los que existen en las zonas sin pelo de la piel se encuentran en el interior de la nariz, el pene y los labios menores. Asimismo, las glándulas de meibomiam pueblan nuestros párpados y secretan sebo en forma de lágrimas para aumentar el peso y la lubricación. Las glándulas areolares rodean los pezones y evitan que la piel se seque o se descame.

En la base de cada poro se encuentra la glándula sebácea. Tiene una estructura acinar, ya que las glándulas acinares parecen lóbulos de bayas. Estos lóbulos o sacos secretan la suspensión aceitosa.

Desarrollo de las glándulas sebáceas

La glándula sebácea se forma durante la embriogénesis tardía hasta la vida temprana. Por lo general, comienza su viaje durante el cuarto mes de gestación. Las células madre comienzan a diferenciarse dentro de la vaina de la raíz externa (o SRO) y aparecen como protuberancias o pequeñas bolsas fuera del tallo del cabello. Cuando estas células se desintegran, liberan su secreción aceitosa. La genética también determina si aparece o no una glándula sebácea. Cuando se sobreexpresan factores de señalización como Wnt y Myc, es más probable que se formen glándulas sebáceas. De hecho, la sustancia transparente y cerosa que recubre la piel de los recién nacidos después del nacimiento es la secreción de un tipo de glándula sebácea.

Sin embargo, después del nacimiento, las glándulas sebáceas se encogen hasta que casi no hay actividad. Esto cambia después de los seis años y alcanza el pináculo de actividad en la pubertad. La actividad de las glándulas está muy relacionada con los niveles de testosterona, la hormona masculina.

Función de las glándulas sebáceas

La función principal de la glándula sebácea grasa es lubricar la piel. Esto evita la pérdida de humedad. A su vez, la piel permanece hidratada y flexible. Sin sebo, la piel se secaría y se laceraría fácilmente. Los parches secos son más propensos a las infecciones, ya que los patógenos pueden penetrar a través de la piel lesionada. Esto demuestra la importancia del sebo para mantener la piel intacta.

El sebo en nuestras hebras de cabello, por otro lado, hace que nuestro cabello sea impermeable. Como se mencionó anteriormente, un componente importante del sebo (y del cabello) es la queratina. El agua no puede penetrar ni romper las hebras. Sin sebo, el cabello no tendría una barrera protectora contra la fragilidad o incluso la evaporación. De forma evolutiva, por supuesto, el cabello protege la piel del daño ambiental.

Problemas de las glándulas sebáceas

La subproducción o sobreproducción de sebo crea algunas complicaciones. Como la mayoría de los procesos, el control homeostático equilibra esta delicada línea. Las glándulas subproductivas provocarán roturas e infecciones de la piel. Las glándulas sebáceas demasiado productivas están involucradas en una afección cutánea muy común, el acné vulgar. Las pápulas se forman cuando una glándula sebácea se obstruye, lo que permite que el sebo se acumule en el folículo y el conducto. La eventual descomposición bacteriana de los triglicéridos en el sebo liberará ácidos grasos que desencadenarán lesiones inflamatorias o “espinillas”. Asimismo, las glándulas hiperactivas pueden causar quistes sebáceos. Estos son bolsas dolorosas de pus que se forman dentro de los conductos sebáceos cuando se obstruyen. A diferencia de las pápulas del acné que están cerca de la superficie de la piel, los quistes serán más profundos en la piel y dolorosos al tacto debido a su proximidad a los nervios dérmicos.

Las glándulas sebáceas hiperactivas también están relacionadas con afecciones más graves, hiperplasia y adenoma sebáceo. La hiperplasia se refiere al rápido crecimiento de tejido que puede indicar la fase inicial del cáncer. De manera similar, los adenomas son masas de células en el conducto sebáceo que pueden ser un signo de enfermedad interna. El carcinoma sebáceo es un tumor cutáneo raro pero letal que se origina en la glándula.

Descubre además el sistema excretor.