« Volver al diccionario

Secciones

Germinación

Definición de germinación

La germinación se refiere al proceso por el cual un organismo crece a partir de una semilla o una espora. Las formas más comunes de germinación incluyen una semilla que brota para formar una plántula y la formación de una espora a partir de una espora. Por lo tanto, la germinación ocurre principalmente en especies de plantas y hongos.

Proceso de germinación

El proceso es el siguiente:

  1. Las condiciones ambientales son favorables: Para que se produzca la germinación, las condiciones ambientales deben ser favorables para sustentar la planta en crecimiento. La profundidad del suelo, la cantidad de agua y la temperatura son condiciones críticas que deben cumplirse para que se inicie el proceso de germinación. Normalmente, las condiciones del suelo deben ser húmedas y cálidas.
  2. Imbibición de agua: cuando las condiciones ambientales son óptimas, la germinación se inicia mediante un proceso denominado imbibición de agua. La semilla absorbe agua a través de una estructura llamada micropilo, que induce la hinchazón de la semilla hasta que se abre.
  3. Formación de raíces y brotes: una vez que la semilla se ha roto, la radícula (raíz primaria) y la plúmula (brote) pueden emerger de la semilla. Este proceso se inicia mediante enzimas específicas que se activan cuando la semilla se expone al agua. Las raíces crecen hacia abajo y el brote crece hacia la superficie del suelo.
  4. Se forma una plántula: una vez que el brote emerge de la superficie del suelo, los cotiledones se despliegan por completo y se expanden, formando finalmente las primeras hojas. Una vez que esto ocurre, la planta está lista para iniciar la fotosíntesis y se considera una plántula (como se muestra a continuación).
Plántulas de girasol

Temperatura de germinación

Entre otras condiciones, la temperatura es crítica para que se produzca la germinación. Aunque la temperatura afectará la tasa de crecimiento y el metabolismo de la planta, la mayoría de las plantas germinarán en un amplio rango de temperaturas (por ejemplo, de 16 a 24 grados Celsius). Dependiendo del clima específico, algunas plantas solo germinarán cuando las condiciones sean frescas, mientras que otras requieren temperaturas cálidas. Además, hay varias especies de plantas que requieren que las temperaturas fluctúen entre frío y cálido para romper el letargo y facilitar la germinación. Por ejemplo, algunas semillas requieren exposición a temperaturas invernales frías (p. Ej., 4 a -5 grados Celsius) antes de la germinación, mientras que otras requieren calor extremo (p. Ej., Incendios forestales) para romper la semilla a fin de iniciar la germinación. Se cree que es un mecanismo mediante el cual se pueden anticipar condiciones óptimas de crecimiento. Por ejemplo, algunas semillas absorben agua durante el otoño, lo que hace que la semilla brote durante las frías temperaturas invernales. Una vez que el suelo se calienta nuevamente, el brote y las raíces emergerán, formando una plántula al igual que la cantidad de agua y luz solar aumenta durante los meses de primavera y verano.

Descubre además las diferencias entre el xilema y floema.

« Volver al diccionario