« Volver al diccionario

Sistema nervioso autónomo

Definición

El sistema nervioso autónomo es un conjunto complejo de neuronas que median la homeostasis interna sin intervención consciente o control voluntario. Este sistema inerva la mayoría de las partes del cuerpo e influye en su actividad, además de mediar cambios en el metabolismo general. Se puede dividir en sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

Visión general

El sistema nervioso autónomo (SNA) mantiene la presión arterial, regula la frecuencia respiratoria, influye en la digestión, la micción y modula la excitación sexual. La parte comprensiva del SNA controla reacciones como la respuesta al estrés y la reacción de lucha o huida. La porción parasimpática del SNA controla las respuestas relacionadas con la alimentación, el crecimiento y la reproducción.

El sistema nervioso autónomo se puede contrastar con el  sistema nervioso somático, que se controla de forma voluntaria. Donde el sistema nervioso autónomo controla cosas como la frecuencia cardíaca y la digestión, el sistema nervioso somático controla cosas como los movimientos musculares. La respiración es una función que puede alternar entre los sistemas nerviosos autónomo y somático; esta es la razón por la que puede contener la respiración, pero también la razón por la que nunca tiene que pensar en respirar.

Función del sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo controla muchos sistemas, incluido el sistema cardiovascular. Puede alterar la fuerza y ​​la frecuencia de la contractilidad cardíaca, así como la constricción y dilatación de los vasos sanguíneos. Por tanto, también influye en la presión arterial. La frecuencia respiratoria también puede ser modificada por el sistema nervioso autónomo. Afecta a las fibras musculares lisas y esqueléticas de todo el cuerpo, ya sea cambiando el metabolismo de la glucosa en los músculos esqueléticos o provocando la dilatación de la pupila del ojo.

El sistema nervioso autónomo puede influir en la eficiencia digestiva, alterando la secreción de enzimas de las glándulas y la tasa de movimiento peristáltico. Por ejemplo, la activación del sistema nervioso simpático ralentiza la digestión y desvía el flujo sanguíneo hacia el músculo esquelético. Puede afectar la excitación sexual y cerrar la mayoría de las funciones no esenciales del cuerpo. Por otro lado, el sistema nervioso autónomo también puede mejorar las secreciones digestivas, los movimientos peristálticos, estimular los ciclos normales de actividad circadiana, estimular el sueño profundo y activar los mecanismos de reparación del cuerpo.

Las acciones involuntarias como estornudar, tragar o vomitar también están controladas por la SNA. Existe evidencia de que el sistema nervioso autónomo no solo influye en la excitación sexual, sino que también juega un papel crucial en mantener el embarazo e inducir el parto. Finalmente, el sistema nervioso autónomo también cambia la producción de orina y la frecuencia de la micción.

Divisiones del sistema nervioso autónomo

Hay dos divisiones principales del sistema nervioso autónomo. El primero es el sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático generalmente controla la respuesta de «huir o luchar». Esto incluye la liberación de hormonas del estrés, la regulación del metabolismo de las células y, en general, el mantenimiento de la homeostasis en un organismo.

La segunda división del sistema nervioso autónomo es el sistema nervioso parasimpático. Esta división generalmente controla las respuestas de «alimentar o reproducir», incluidos los comportamientos de recolección de alimentos, los rituales de apareamiento y la actividad sexual. En la mayoría de los casos, una respuesta fisiológica del sistema nervioso parasimpático se opone directamente a los resultados mediados por el sistema nervioso simpático.

El sistema nervioso autónomo contiene dos tipos de neuronas que interactúan entre sí en los ganglios cercanos a la médula espinal. Las neuronas preganglionares iniciales comienzan en el sistema nervioso central en diferentes partes de la médula espinal. Estas neuronas preganglionares forman sinapsis con neuronas posganglionares en los ganglios que decoran ambos lados de la médula espinal. La neurona posganglionar forma una sinapsis con las células efectoras.

Las neuronas del sistema nervioso simpático emergen de las regiones torácica y lumbar de la médula espinal, mientras que las neuronas parasimpáticas están asociadas con las regiones craneal y sacra. El sistema nervioso simpático generalmente se activa en respuesta a emergencias, especialmente aquellas que amenazan la supervivencia. Por otro lado, la respuesta parasimpática está relacionada con la mejora del crecimiento y la reproducción.

Diagrama del sistema nervioso autónomo
Diagrama del sistema nervioso autónomo

Ejemplos de respuesta del sistema nervioso autónomo

Respuestas de lucha o huida

El sistema nervioso autónomo a menudo se describe utilizando la respuesta a un peligro físico inminente y la recuperación del cuerpo después de que la amenaza ha remitido. Por ejemplo, cuando se enfrenta a un depredador, el cuerpo aumenta la frecuencia cardíaca y la respiración, reduce las secreciones y la actividad digestiva y desvía preferentemente la sangre hacia los músculos esqueléticos para permitirle combatir físicamente el desafío. Esto suele ir acompañado de una piloerección para conservar el calor corporal.

Por eso se dice que el sistema nervioso simpático media la respuesta de lucha o huida. Una vez que la situación se ha calmado, el sistema nervioso parasimpático restaura el cuerpo hacia el funcionamiento normal, reanudando la digestión y la excreción, reduciendo la presión arterial y restaurando los ritmos circadianos normales.

Actividad general

Sin embargo, incluso en ausencia de una amenaza externa, las dos ramas del sistema nervioso autónomo sufren cambios e interactúan estrechamente con el sistema endocrino para monitorear minuciosamente el entorno interno y externo. Por ejemplo, la activación simpática puede conducir a un aumento en los niveles plasmáticos circulantes de epinefrina y norepinefrina secretadas por la glándula suprarrenal.

Por lo general, la frecuencia cardíaca aumenta durante la inspiración y disminuye durante la espiración. Esta variación es normal y está influenciada por el nervio vago y, por tanto, el sistema nervioso autónomo. Cuando la variabilidad de la frecuencia cardíaca disminuye, indica una actividad parasimpática reducida.

Hormonas y sistema nervioso autónomo

Las hormonas también pueden alterar la respuesta del sistema nervioso autónomoEn las hembras de mamíferos reproductores fértiles, esta interacción entre el SNA y los sistemas endocrinos es particularmente interesante. El estrógeno participa en el aumento de la actividad de una parte crucial del sistema nervioso parasimpático: el nervio vago. El estrógeno amortigua simultáneamente la actividad del sistema nervioso simpático. La hormona progesterona parece tener el efecto contrario.

En la fase folicular del ciclo menstrual, hay un aumento de la concentración de estrógenos en el torrente sanguíneo. Bajo la influencia del aumento de las concentraciones plasmáticas de estrógenos, hay un aumento de la actividad nerviosa parasimpática, lo que provoca un aumento de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Por otro lado, durante la fase lútea del ciclo menstrual, la variabilidad de la frecuencia cardíaca apunta hacia una disminución de la actividad vagal. Esto sugiere otro cambio en el equilibrio simpatovagal. La importancia de estos cambios para el microambiente cardiovascular no se comprende completamente, pero se plantea la hipótesis de que esto podría explicar las diferencias en el riesgo que enfrentan hombres y mujeres de enfermedades cardíacas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los parámetros cardiovasculares generales, como la presión arterial o la frecuencia cardíaca, no se ven afectados en su mayoría por la fase del ciclo menstrual debido a otros mecanismos compensatorios.

Sistema nervioso autónomo y sistema cardiovascular

La interacción entre el sistema nervioso autónomo y el sistema cardiovascular se vuelve aún más importante durante el embarazo, ya que hay cambios a gran escala en la hemodinámica. El volumen sanguíneo, el consumo de oxígeno basal, la masa de glóbulos rojos, el gasto cardíaco y la frecuencia cardíaca aumentan en las mujeres embarazadas. Tanto la presión arterial sistólica como la diastólica descienden y hay una remodelación extensa de todos los vasos sanguíneos. Si bien el entorno hormonal cambiante media principalmente estos cambios, el sistema nervioso autónomo también es un actor importante.

Una vez más, la variabilidad de la frecuencia cardíaca se convierte en una medida relativamente sensible y no invasiva de la actividad del sistema nervioso autónomoEl estudio de la variabilidad en la frecuencia cardíaca de mujeres embarazadas en diferentes edades gestacionales muestra un aumento en la actividad vagal en el primer trimestre, junto con una disminución en la activación del sistema nervioso simpático. Esto se invierte a medida que aumenta la edad gestacional, con grandes picos en la actividad neuronal del sistema nervioso simpático y la liberación de hormonas suprarrenales a medida que la mujer se acerca al término.

Trastornos del sistema nervioso autónomo

Existe una amplia variedad de trastornos del sistema nervioso autónomo en los seres humanos. Más de 1 millón de estadounidenses cada año experimentarán una disfunción del sistema autónomo, conocida como disautonomía. Dado que el SNA es el principal responsable de la respuesta de lucha o huida y de la respuesta de reproducción y alimentación, es probable que cualquier trastorno afecte a uno de estos dos sistemas.

Por ejemplo, un trastorno del SNA común es la disfunción eréctil o la incapacidad de un hombre para lograr una erección. Otras disautonomías incluyen disfunción digestiva, problemas de control cardíaco o pulmonar y otras disfunciones que involucran sistemas que normalmente están bajo el control del subconsciente. Debido a que la SNA controla tantos aspectos del cuerpo, las disautonomías incluyen una gran variedad de trastornos.

Descubre más terminos en nuestro diccionario científico.

« Volver al diccionario