« Volver al diccionario

Sistema nervioso periférico

Definición del sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico está formado por todas las neuronas que existen fuera del cerebro y la médula espinal. Esto incluye fibras nerviosas largas y ganglios hechos de cuerpos de células neurales. El sistema nervioso periférico conecta el sistema nervioso central (SNC) con varias partes del cuerpo.

Descripción general del sistema nervioso periférico

Funcionalmente, el sistema nervioso periférico (SNP) se divide en nervios sensoriales (aferentes) y motores (eferentes), dependiendo de si traen información al SNC desde receptores sensoriales o llevan instrucciones hacia músculos, órganos u otros efectores. Los nervios motores se pueden clasificar además como nervios somáticos o autónomos, dependiendo de si la actividad motora está bajo control consciente voluntario.

Anatómicamente, el SNP se puede dividir en nervios espinales y craneales, dependiendo de si emergen de la médula espinal o del cerebro y el tronco encefálico. Tanto los nervios craneales como espinales pueden tener funciones sensoriales, motoras o mixtas. El sistema nervioso entérico, que rodea el tracto gastrointestinal, es otra parte importante del sistema nervioso periférico. Si bien recibe señales del sistema nervioso autónomo, puede funcionar de forma independiente y contiene casi cinco veces más neuronas que la médula espinal.

Función del sistema nervioso periférico

La función principal del sistema nervioso periférico es conectar el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo y el entorno externo. Esto se logra a través de los nervios que transportan información de los receptores sensoriales en los ojos, los oídos, la piel, la nariz y la lengua, así como los receptores de estiramiento y los nociceptores en los músculos, glándulas y otros órganos internos. Cuando el SNC integra estas señales variadas y formula una respuesta, los nervios motores del SNP inervan los órganos efectores y median la contracción o relajación del músculo esquelético, liso o cardíaco.

Por lo tanto, el SNP regula la homeostasis interna a través del sistema nervioso autónomo, modulando la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la reproducción de la digestión y las respuestas inmunitarias. Puede aumentar o disminuir la fuerza de la contractilidad muscular en todo el cuerpo, ya sean esfínteres en los sistemas digestivo y excretor, músculos cardíacos en el corazón o músculos esqueléticos para el movimiento. Es necesario para toda acción voluntaria, equilibrio y mantenimiento de la postura.

El sistema nervioso periférico también controla la liberación de secreciones de la mayoría de las glándulas exocrinas. El SNP inerva los músculos que rodean los órganos de los sentidos, por lo que participa en la masticación, la deglución, la mordedura y el habla. Al mismo tiempo, media la respuesta del cuerpo a los estímulos nocivos, alejando rápidamente al cuerpo del estímulo dañino, ya sean extremos de temperatura, pH o presión.

Sistema nervioso sensorial

La clasificación funcional del SNP lo divide en tres categorías. El primero es el sistema nervioso sensorial, que transmite señales desde las vísceras, los órganos de los sentidos, los músculos, los huesos y las articulaciones hacia el SNC. Las fibras nerviosas que transportan esta información forman parte de la división aferente. Los receptores sensoriales pueden transducir un estímulo físico, como presión, ondas sonoras, radiación electromagnética o composición química, en una señal electroquímica.

Esta señal, cuando alcanza un cierto umbral, se transmite como un potencial de acción a lo largo de una neurona aferente y se transmite al SNC, donde la señal se percibe e interpreta. Por tanto, el sistema nervioso sensorial que consta del receptor y la vía neural proporciona información sobre la intensidad, ubicación, tipo y duración de un estímulo al SNC.

Sistema nervioso somático

La segunda división funcional del SNP es el sistema nervioso somático. Controla el movimiento muscular voluntario de los músculos esqueléticos de las extremidades, la espalda, los hombros, el cuello y la cara. También media las acciones reflejas, donde una fibra nerviosa aferente está conectada casi directamente a una fibra nerviosa motora, para generar rápidamente una respuesta a un estímulo. Estas incluyen respuestas protectoras, como el movimiento del cuerpo lejos de estímulos dañinos agudos como temperaturas extremas, así como aquellas como la respuesta rotuliana de «reflejo rotuliano» cuando se golpea el ligamento rotuliano.

Sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo está relacionado con toda la actividad visceral involuntaria del cuerpo. Consiste en los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, y sus órganos efectores incluyen el músculo cardíaco, el músculo liso y varias glándulas. La anatomía del sistema nervioso autónomo es distinta porque el brazo efector involucra dos neuronas que hacen sinapsis entre sí en ganglios específicos.

Las neuronas del sistema nervioso simpático tienen neuronas preganglionares cortas que pueden excitar múltiples fibras nerviosas posganglionares. Se dice que el sistema nervioso simpático tiene un flujo de salida torácico y lumbar. El sistema nervioso parasimpático, por otro lado, utiliza nervios craneales y sacros y sus ganglios están situados cerca del órgano diana.

Partes del sistema nervioso periférico

Estructura nerviosa general

El sistema nervioso periférico está formado por nervios, ganglios y plexos. Un nervio contiene los axones de múltiples neuronas unidas por tejido conectivo. El axón en sí es a menudo mielinizado, y contiene un fosfolípido secretado por una célula de la glía llamada célula de Schwann. La capa delgada del citoplasma de las células de Schwann forma la capa más interna que protege un axón y se llama neurilema o neurolema.

Estructura nerviosa

La imagen de arriba muestra la estructura de un nervio. Los capilares sanguíneos y otros tejidos conectivos alrededor del neurilema forman el endoneuro. Cuando se agrupan varios axones para formar estructuras llamadas fascículos, el tejido fibroso llamado perineuro los mantiene unidos. Finalmente, todo el nervio que contiene numerosos haces de axones está recubierto por epineuro fibroso.

Los cuerpos celulares o el soma de estas neuronas también se agrupan y están cubiertos por el epineuro para formar ganglios que parecen hinchazones en la fibra nerviosa. En el sistema nervioso autónomo, estos ganglios se convierten en sitios de transmisión sináptica entre dos neuronas. Las redes ramificadas de nervios espinales y autónomos que se cruzan forman estructuras llamadas plexos que tienen funciones sensoriales y motoras y sirven a una región particular del cuerpo.

Nervios craneales

Se puede decir que el SNP consta de 12 pares de nervios craneales y 31 pares de nervios espinales. Los nervios craneales emergen en pares a cada lado de la base del cráneo, a través de pequeñas aberturas llamadas foramen. Los nervios craneales se numeran con números romanos I-XII, dependiendo de su posición al salir del cráneo. Un nervio potencialmente vestigial llamado nervio craneal cero emerge antes del primer nervio craneal.

Los nervios craneales también tienen un nombre en latín o griego, según su estructura o su órgano efector. Inervan principalmente la cabeza y el cuello, con la importante excepción del décimo par craneal, también conocido como nervio vago. Algunos nervios craneales solo tienen funciones sensoriales, como los nervios olfatorio y óptico.La estructura de estos nervios también conduce ocasionalmente a su clasificación bajo el sistema nervioso central. El par craneal VIII es otro nervio sensorial relacionado con la audición y el equilibrio. Los nervios motores contienen fibras nerviosas que transmiten señales a los músculos de la pupila del ojo o los músculos externos del ojo. El resto son nervios mixtos que contienen fibras nerviosas sensoriales y motoras. Entre estos, los nervios craneales XI y XII cumplen principalmente una función motora. Inervan el cuello, la espalda y la lengua.

El nervio vago es otro nervio mixto que transporta señales desde los órganos internos al cerebro y conduce impulsos a los órganos del tórax, abdomen y músculos respiratorios de la faringe y laringe. Desempeña un papel importante en la inervación parasimpática del cuerpo.

Nervios espinales

Hay 31 pares de nervios espinales, que surgen de diferentes regiones de la médula espinal. Hay 8 que emergen de la región cervical, 12 de la región torácica, 5 de cada una de las regiones lumbar y sacra y 1 par de nervios espinales de la región coccígea. Cada nervio espinal es un nervio mixto formado por una combinación de neuronas aferentes y eferentes.

Nervio Espinal

La imagen muestra la región cercana a la médula espinal, donde cada nervio espinal tiene una raíz anterior y posterior. La raíz anterior o ventral contiene neuronas motoras, mientras que la raíz dorsal o posterior tiene ganglios que contienen los cuerpos celulares de las neuronas sensoriales aferentes. Distal a la columna, el nervio se divide nuevamente en una rama anterior y posterior, además de formar una pequeña rama meníngea. La rama posterior conduce a los músculos, las articulaciones y la piel de la espalda. La rama anterior interviene en la inervación de la piel y los músculos del tronco y conduce hacia las extremidades. A menudo, la rama anterior forma una red de fibras nerviosas que se cruzan para crear plexos.

Ejemplos de respuesta del sistema nervioso periférico

Las pupilas de los ojos se agrandan en una habitación con poca luz. Esto permite que la luz máxima caiga sobre la retina. Cuando una luz brillante se enciende repentinamente, los receptores sensoriales del ojo se lo comunican al SNC. El SNP media la respuesta a este estímulo. Las pupilas se contraen y los músculos externos del ojo se entrecierran. Su cuerpo puede incluso mover los músculos esqueléticos del brazo para proteger el ojo.

Del mismo modo, cuando se pisa un objeto afilado o puntiagudo, los receptores del dolor y el estiramiento en la piel envían señales al SNC, lo que inmediatamente provoca un cambio de postura y equilibrio, protegiendo el pie de posibles lesiones.

« Volver al diccionario

Acabamos de aterrizar en YouTube, y te invitamos a que veas nuestro primer vídeo. Si te gusta el contenido no dudes en darle a like y suscribirte para no perderte el siguiente, eso nos ayudará mucho!!