« Back to Glossary Index

Biopsia

Una biopsia es la extracción de muestras de tejido o células con el fin de examinarlas utilizando diversas técnicas biológicas para obtener información sobre el estado de la enfermedad de un tejido en particular. Las biopsias suelen ser realizadas por cirujanos u otros especialistas en intervención (p. Ej., Radiólogos o cardiólogos). La muestra de tejido de la biopsia puede ser teñida y examinada microscópicamente por expertos que determinan si hay anomalías histológicas o puntúan la muestra para evaluar la extensión de la enfermedad (consulte la imagen a continuación para ver un ejemplo de una muestra histológica obtenida de una biopsia).

Las biopsias también se pueden digerir y evaluar enzimáticamente mediante diversas técnicas moleculares (p. Ej., Reacción en cadena de la polimerasa [PCR], Western blot, ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas [ELISA]) y citometría de flujo multicolor para identificar la expresión de biomarcadores patológicos o proteínas. El propósito más común de una biopsia médica es identificar la presencia, el estadio y el diagnóstico específico de un tipo de cáncer u otras enfermedades. Hay tres tipos distintos de biopsias: biopsias por incisión, escisión y aspiración con aguja.

Biopsia por fusión.
Biopsia por fusión

Tipos de biopsia

Biopsia incisional

Una biopsia por incisión también se denomina «biopsia central» e implica la extracción de una muestra de tejido para análisis de laboratorio. Al recolectar biopsias incisionales, se conserva la integridad histológica del tejido. Esto asegura que el patólogo examinador pueda realizar un análisis histológico completo de la muestra, para la identificación de cualquier cambio celular específico o expresión de proteínas. En tales muestras, también se puede visualizar la distribución de las células y cualquier cambio histológico característico dentro del tejido. Por ejemplo, en pacientes con cirrosis del hígado, un patólogo tisular evaluará una biopsia por incisión para detectar disfunción hepatocelular, fibrosis y la presencia de células inflamatorias distribuidas por toda la muestra de tejido hepático. Las biopsias por incisión a menudo se recolectan con un instrumento que “muerde” el tejido que se está investigando. La siguiente sección histológica es un ejemplo de una muestra de biopsia obtenida de una biopsia central.

Biopsia por escisión

Una biopsia por escisión implica la extracción de un tejido o bulto enfermo. Las formas más comunes de biopsias por escisión implican la eliminación de lunares o bultos sospechosos debajo de la piel, así como tumores enteros. Por lo general, los bultos sospechosos que residen debajo de la piel son pequeños y fáciles de biopsia. El patólogo tendrá las muestras de tejido seccionadas, teñidas y revisadas microscópicamente para diagnosticar las lesiones. El propósito más común de una biopsia por escisión es detectar la presencia y el tipo de cáncer. Las muestras de escisión grandes de pacientes con cáncer se denominan «resecciones». El siguiente ejemplo es una biopsia por escisión de una tumorectomía realizada en una paciente con cáncer de mama.

Biopsia por aspiración con aguja

Una biopsia por aspiración con aguja implica recolectar una muestra de tejido o líquido con una aguja fina o de gran calibre (como se ve a continuación), según los requisitos específicos. A diferencia de las biopsias por incisión, una biopsia por aspiración con aguja solo extrae una pequeña muestra de líquido o células de una región en particular. Como tal, no se puede analizar la imagen histológica completa de la región enferma. Las biopsias por aspiración con aguja se analizan típicamente para detectar la presencia de mediadores inflamatorios (p. Ej., Citocinas), firmas de proteínas anormales (por Ej., Biomarcadores celulares) y anomalías morfológicas de las células locales (p. Ej., Células cancerosas frente a no cancerosas).

Biopsias de cáncer

Se utiliza una amplia gama de métodos para realizar biopsias cuando se identifica o sospecha una lesión cancerosa. Si es posible, los cirujanos realizarán una biopsia por escisión para extraer todo el tumor. El patólogo que analiza el tejido determinará el diagnóstico y examinará el margen quirúrgico de la biopsia del tumor para evaluar si el tejido enfermo se extiende más allá del biopsiado. Dependiendo de si se identifica cáncer en los márgenes de la biopsia, es posible que se requiera una escisión adicional. Los márgenes de la biopsia se consideran «negativos» si los márgenes están libres de cualquier enfermedad y «positivos» si se identifican células cancerosas en los márgenes. Dichas muestras de biopsia generalmente se clasifican histopatológicamente para determinar la etapa de progresión del cáncer, además del tipo específico de cáncer.

En circunstancias en las que no es posible una biopsia por escisión, una parte del tejido se recoge como una biopsia por aspiración con aguja o por incisión. Es común que este tipo de biopsias se realicen antes de una biopsia por escisión para establecer el diagnóstico específico, así como clasificar una lesión sospechosa como maligna (cancerosa) o benigna (no cancerosa). Estas lesiones sospechosas generalmente se identifican mediante una variedad de técnicas de imagen (p. Ej., Tomografía computarizada [CT], resonancia magnética [MRI], ultrasonido y rayos X). Por ejemplo, una radiografía de los pulmones de un paciente puede revelar una lesión sospechosa, para la cual normalmente se realizaría una biopsia con aguja o núcleo para diagnosticar la lesión antes de intentar una extracción completa. A menudo, después del diagnóstico mediante unas biopsias con aguja.

Biopsias para enfermedades inflamatorias

Si bien las lesiones sospechosas de ser cancerosas son las muestras de biopsia más comunes, también se recolectarán biopsias para el diagnóstico de diversas enfermedades inflamatorias. Estas enfermedades que a menudo requieren una biopsia incluyen vasculitis (biopsia de las arterias), enfermedad renal, infecciones (biopsia de regiones inflamadas, incluidos los ganglios linfáticos), rechazo del trasplante (biopsia del órgano trasplantado), artritis reumatoide y enfermedades intestinales (biopsia del intestino; la región difiere según la ubicación de la inflamación [p. ej., colitis ulcerosa versus enfermedad de Crohn]). Dependiendo de la enfermedad y la ubicación, la muestra se analizará para determinar la funcionalidad, la expresión de proteínas o el aspecto histológico del tejido. En casos de infección, se realizará una tinción específica para visualizar la presencia de patógenos (p. Ej., Tinción de Gram o Ziehl Neelsen para bacterias), se puede realizar una PCR para confirmar infecciones virales o se puede realizar un cultivo bacteriano para obtener un diagnóstico positivo .

Sitios comunes de biopsia

Dado que las enfermedades afectan diferentes regiones del cuerpo, las biopsias se recolectan de lugares comunes debido a la facilidad de obtener la muestra, la ubicación de la patología o las limitaciones del acceso al tejido (p. Ej., Si no es posible el acceso profundo al tejido afectado). Los siguientes son lugares comunes para la recolección de biopsias:

  • Hígado (p. Ej., Cirrosis y fibrosis)
  • Senos (p. Ej., Cáncer de mama)
  • Tracto gastrointestinal (p. Ej., Colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn)
  • Páncreas (p. Ej., Cáncer de páncreas)
  • Médula ósea (p. Ej., Anomalías sanguíneas y cánceres)
  • Pulmones (p. Ej., Infecciones, cáncer, enfermedad fibrótica, etc.)
  • Próstata (p. Ej., Cáncer de próstata)
  • Sistema nervioso (p. Ej., Sistema nervioso central, nervios y meninges)
  • Ganglios linfáticos (p. Ej., Cáncer e infecciones)
  • Músculos (p. Ej., Enfermedades neuromusculares)
  • Sistema urogenital (p. Ej., Vejiga, renal, cervical, etc.)

Descubre además en nuestro blog que son las diatomeas aquí.

« Back to Glossary Index