Linfa

Definición de linfa

La linfa es el líquido que viaja por el sistema linfático de los animales. Es diferente de la sangre en que proviene de los fluidos extracelulares que rodean las células. El líquido que rodea todas las células del cuerpo se acumula en los conductos linfáticos o pequeños vasos que transportan la linfa. La linfa tiene varios componentes diferentes, que varían según la especie.

En general, la linfa es un líquido multicomponente que llena los conductos linfáticos y permite que varias células se muevan por todo el cuerpo. Diferentes organismos han desarrollado diversos usos para la linfa, como la oxigenación de las células y la inmunidad. En la mayoría de los organismos, la linfa sirve para uno o ambos propósitos. Muchos organismos pequeños no tienen un sistema linfático bien definido. Si bien todavía tienen muchos de los componentes de la linfa, el líquido intersticial generalmente no se llama linfa a menos que viaje por conductos por todo el cuerpo. En estos casos, se denomina simplemente líquido extracelular.

Componentes de la linfa

Líquido intersticial

El componente principal de la linfa es el líquido que reside entre las células. Las células utilizan este líquido para transferir sustancias, excretar ciertas sustancias y permite que los glóbulos blancos accedan a los espacios intersticiales entre las células para combatir las bacterias. Este líquido linfático está compuesto principalmente de agua, con muchas otras sustancias presentes. También hay iones y moléculas orgánicas, así como proteínas y sustancias producidas y excretadas por las células. Si bien este fluido puede variar en composición exacta entre diferentes especies, está regulado y producido de la misma manera. La vida multicelular necesita una sustancia entre las células para pasar moléculas e intercambiar iones, y este proceso produce y mantiene el componente principal de la linfa.

Linfocitos

Los linfocitos son células que sobreviven en la linfa y realizan diversas funciones para el cuerpo. Los linfocitos son una subclase de glóbulos blancos, que viajan por el cuerpo en busca de bacterias invasoras y otras sustancias tóxicas. Los linfocitos se nombran porque viajan principalmente dentro de la linfa, utilizando los conductos como un medio para llegar a varias partes del cuerpo. Los linfocitos incluyen células naturales asesinascélulas T y células B. Estas células cumplen una variedad de funciones para reconocer y atacar a los patógenos, y la linfa es un componente importante de la respuesta inmune en la mayoría de los animales.

Ejemplos de linfa

En humanos y animales más grandes

Muchos animales grandes, como los humanos, dependen de la linfa para varios propósitos. A continuación se muestra un diagrama del sistema linfático, una serie de conductos linfáticos y ganglios linfáticos del cuerpo humano. Los conductos linfáticos permiten que la linfa se conecte por todo el cuerpo, mientras que los ganglios almacenan y crean glóbulos blancos y otros componentes de la linfa. Desde estos ganglios, las células inmunitarias pueden viajar a través de la linfa hasta cualquier punto del cuerpo para responder a una infección.

Sistema linfático

En los humanos, la linfa no juega un papel significativo en la oxigenación de las células. Si bien se crea algo de linfa cuando el plasma sanguíneo escapa de los vasos sanguíneos, por lo general no participa directamente en el transporte de oxígeno, ya que carece de glóbulos rojos. El sistema linfático se utiliza principalmente como una especie de “autopista” para las células inmunitarias y otras sustancias que no pueden transportarse en la sangre. Esto se logra principalmente a través de la sangre y el sistema circulatorio. Sin embargo, no todos los organismos tienen un sistema circulatorio.

En pequeños invertebrados

En pequeños invertebrados como trematodos, tenias y otras criaturas parecidas a gusanos, la linfa y los conductos linfáticos pueden ser un medio para oxigenar los tejidos. En estos animales, la sangre no es necesaria ni el sistema circulatorio. Los movimientos de los músculos alrededor de los conductos linfáticos bombean la linfa a través del sistema. A medida que se acerca a la superficie de la piel, se oxigena a medida que el oxígeno se difunde a través de la fina capa epitelial (piel). A medida que el organismo se mueve, la linfa se desplaza alrededor de los conductos linfáticos y llega a áreas internas que reciben menos oxígeno. Aquí, el oxígeno puede difundirse fuera de la linfa y dentro de las células.

Anatomía interna de una tenia

La imagen de arriba muestra la anatomía interna de una tenia, vista bajo un microscopio óptico. Se ha utilizado un troquel para mostrar los conductos linfáticos dentro de la tenia, que parecen un patrón ramificado en todas partes. A través de estos conductos, la linfa puede moverse, transportando diversas sustancias y linfocitos a diferentes áreas del cuerpo de la tenia.